Causas de la halitosis

La halitosis se caracteriza por un olor bucal muy desagradable y generalmente no es percibido por la persona que lo padece, pero sí por las personas que la rodean. Esto demuestra  la incapacidad del ser humano para detectar su propio aliento. Casi todas las personas, en algún momento de su vida, sufren halitosis temporal o transitoria.  El mal aliento es  síntoma de procesos fisiológicos o patológicos orales y  prácticas  inadecuadas de  higiene bucal. También puede aparecer como manifestación de secuelas producidas por hábitos relacionados con la alimentación, el tabaco y el alcohol. Siga leyendo

Consejos para una buena higiene bucal

Consejos para cuidarte Una buena y eficaz higiene bucal

1. AL DENTISTA, UNA VEZ AL AÑO. Acude al dentista una vez al año, al menos, y desde edades muy tempranas, ya que la caries puede manifestarse a partir de que salga la primera pieza dental.
2. TRES VECES AL DÍA. Cepíllate los dientes tres veces al día, después de cada comida. Imprescindiblemente: antes de acostarte y tras levantarte por la mañana.

3. EL DENTÍFRICO, CON FLÚOR. Es recomendable utilizar una pasta dentífrica con flúor para prevenir la aparición de caries.

4. CEPÍLLATE CON CABEZA. El cepillado correcto consiste en realizar movimientos cortos, suaves y elípticos, sin olvidar la línea de las encías, los dientes posteriores (de difícil acceso) y las zonas que rodean las coronas de los dientes y empastes.

5. CAMBIA DE CEPILLO A MENUDO. Los expertos recomiendan renovar el cepillo dental cada tres meses para evitar las enfermedades periodontales.

6. NO OLVIDES EL HILO DENTAL. Utiliza a diario hilo dental; el mejor momento para usarlo es por la noche, ya que la ausencia de salivación mientras se duerme favorece la formación de placa bacteriana.

7. ENJUÁGATE. Los colutorios o enjuagues bucales constituyen una ayuda importante a la hora de mantener sana tu boca y evitar patologías e infecciones.

8. HAZ UNA DIETA SANA. Una alimentación variada y equilibrada también contribuye a reforzar el sistema inmune para que pueda defenderse ante cualquier infección en la cavidad bucal.

9. LOS CHICLES TE AYUDAN. Si comes fuera de casa y no puedes lavar tus dientes, recurre a los chicles sin azúcar o a las láminas de higiene bucal.

10. NO ABUSES DE LOS BLANQUEADORES. Aunque resultan eficaces para dar luminosidad a las piezas dentales, cuando se utilizan de forma excesiva y continuada pueden llegar a dañar el esmalte.

Prevenir